Archivo mensual: abril 2007

¿Sociedades movilizadas hacia las TICs?

logo-iipe.gif unicef-logo.gif
Presentación de base utilizada para la conferencia ¿Sociedades movilizadas hacia las TICs?, ofrecida en el marco del Seminario Internacional Las TIC: del aula a la agenda política organizado conjuntamente por el Instituto Internacional de Planeamiento de la Educación (IIPE) de Argentina, y la UNICEF de este país, en la ciudad de Buenos Aires, los días 24 y 25 de abril 2007.
Bajar la Presentación aquípdf_icon019.gif
Bajar versión HTLM aquí
Recursos asociados
Las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) en la educación en América Latina. Una exploración de indicadores, Guillermo Sunkel, marzo 2007
La investigación inglesa sobre educación y uso de nuevas tecnologías, BECTA, noviembre 2006
Formación docente y las tecnologías de información y comunicación, varios autores, noviembre 2006
Un estado del arte sobre el debate de la brecha digital y su impacto en la educación (2000-2005), varios autores, julio 2006

Anuncios

Educación y lucro

artes&letras14.gif
Columna de opinión sobre el tema “Educuón y Lucro” publicada el 22 abril 2007 en la Sección Artes y Letras de el diario El Mercurio.
Texto completo más abajo
Recursos asociados
Anuncios de Política Educacional, con un completo registro de prensa continuamente al día sobre el debate de la LOCE.
Comentarios personales en torno al proyecto que sustituye la LOCE, columnas, opiniones, entrevistas
Columnas de opinión asociadas
Educación: ¿son posibles los acuerdos?, 18 abril 2007
Ídolos estructrurales, 11 marzo 2007
Finlandia, 16 octubre 2007
Estado y educación, 24 septiembre 2006
Centralismo educacional, 3 septiembre 2006
PISA, 17 agosto 2006
Una gran transformación, 22 marzo 2007
El futuro de la escuela, 8 marzo 2007

Continuar leyendo


Prometeo de visita en América Latina

cheps.png neave-1.png
Versión en castellano de un artículo preparado en inglés para la Festschrift que en honor de Guy Neave publicará próximamente el Center for Higher Education Policy Studies (CHEPS).
Guy Neave es uno de los más destacados investigadores en el mundo de la educación superior. Al momenrto de jubilarse, sus colegas de diferentes partes del mundo le tributamos nuestro reconocimiento académico.
Texto completo más abajo.
Disponible para bajar aquípdf_icon018.gif 34 KB
Disponible como versión HTML aquí
Recursos adicionales
Guy Neave, Setting the Estimated Time of Arrival: Goals, Purpose and Progress in making Europe Competitive and Attractive, 2006 pdf_icon018.gif
Guy Neave, The Social Dimension and Social Cohesion. Or, On Reconciling Adam Smith with Thomas Hobbes, 2005 pdf_icon018.gif
Guy Neave, Mr. Prometheus – unbound, shackled or released on parole?, 2004 pdf_icon018.gif
Guy Neave, Research and Research-Training Systems: Towards a Typology, 2002 pdf_icon018.gif
Guy Neave, Future Research Questions: the rattle of a simple man, 2000

Continuar leyendo


Educación: ¿son posibles los acuerdos?

logo_mercurio.gif
Columna de opinión publicada en El Mercurio, 18 abril 2007.
Educación: ¿Son posibles los acuerdos?
José Joaquín Brunner
El debate suscitado por el Proyecto de Ley General de Educación necesita reorientarse constructivamente. Al momento, la áspera controversia no conduce a los compromisos imprescindibles para sustituir la LOCE. Sin embargo, nadie desea su continuación; al contrario, todos manifiestan buscar una más apropiada institucionalidad escolar. ¿Cómo lograr que esta intención se plasme en acuerdos?
Primero, restituyendo el consenso en torno a los fundamentos del sistema. En efecto, ellos no están en cuestión. Chile posee un sistema mixto de provisión educacional, cuyo eje es la colaboración público-privada. La mitad de la matrícula escolar es provista por establecimientos privados, la mayoría subsidiados por el Estado. Esta realidad se halla enraizada en la historia del país y es una de sus fortalezas.
Segundo, en resguardo de la libertad de las personas y el pluralismo en la sociedad, nuestro sistema admite variados tipos de proveedores. Lo anterior obliga a regular con precisión las condiciones que deben reunir los proveedores, así como sus derechos y responsabilidades. El proyecto, al introducir mayores exigencias para acreditar a los sostenedores, busca justamente garantizar su solidez y el de su proyecto educativo. En este punto las debilidades de la LOCE son bien conocidas.
Tercero, sin embargo, apartándose de una larga tradición según la cual el Estado reconoce y financia establecimientos sostenidos por “instituciones de beneficencia, por sociedades de cualquier clase, por particulares o con los emolumentos de los padres de familia”, según ya establecía la Ley 3.654 de Educación Primaria Obligatoria (1920), ahora se obligaría a los colegios privados a tener un sostenedor constituido únicamente como fundación o corporación; es decir, una entidad sin fines de lucro. Esta reforma crea problemas, más que resolverlos. Por lo pronto, el Gobierno ha debido aclarar que ella no se aplicaría a los privados sin subsidio estatal. ¿Qué justifica mantenerla para los demás? Es una restricción que en nada contribuye a la calidad. En cambio, plantea cuestiones de constitucionalidad, genera inestabilidad, crea incentivos para eludir la norma mediante subterfugios y sólo favorece a los sostenedores en condiciones de movilizar redes de apoyo económico, social o eclesiástico.
Cuarto, resulta más eficiente, en cambio, regular a los sostenedores mediante los demás dispositivos contemplados en la propuesta gubernamental, como la obligación de los colegios de poseer un sólido proyecto educativo e institucional; ceñirse a unas bases curriculares comunes para desarrollar sus propios programas de estudio; cumplir los estándares de desempeño fijados por una autoridad independiente, y contar con personal idóneo. Cabría legislar, además, sobre reglas de transparencia y rendición de cuentas en el uso de recursos fiscales.
Quinto, es efectivo que nuestro sistema constituye una relativa excepción en la experiencia y legislación comparadas. En efecto, no es corriente que los estados financien proveedores organizados legalmente como sociedades (con fines de lucro), como tampoco que subsidien colegios privados que declaran una misión religiosa. Ambas excepcionalidades son legítimas sin embargo y gozan de la preferencia de los padres. Por tanto, ambos tipos de colegios deberían seguir sirviendo a quienes los eligen.
Sexto, el proyecto propone otra serie de innovaciones dirigidas a elevar las exigencias de calidad. No se entiende, en este contexto, el tratamiento dado a la selección académica. La ley debe prohibir cualquier discriminación arbitraria; esto es, basada en consideraciones de clase social, etnia, nivel de escolaridad de los padres, sus creencias o estatuto familiar. Así lo hace el proyecto, junto con prever la aceptación, por los padres y alumnos, del proyecto educativo y reglamento del colegio al momento de inscribirse en él. En cambio, ¿qué justifica incluir la selección académica entre los motivos de discriminación arbitraria? Con razón reclaman los mejores establecimientos municipales. Esta medida no conduce a mejorar la calidad y sólo crea un espejismo de mayor equidad.
Séptimo, los países desarrollados emplean diversos dispositivos legítimos de selección en distintas combinaciones y momentos, tales como la zona de residencia de los postulantes, su historial académico, las recomendaciones de su anterior establecimiento, la preferencia de los alumnos por programas especiales, etcétera. En tanto, la idea de que un sorteo sería un método más justo de admisión no repara en dos hechos. Uno, el azar inhibe y distorsiona el esfuerzo y los motivos meritocráticos de los estudiantes y sus familias. Dos, empuja a los padres (en condiciones de hacerlo) a gastar tempranamente en la educación extraescolar de sus hijos, con el fin de prepararlos para la selección universitaria. La lotería se transforma en un costoso y prolongado preuniversitario.
En suma, si se aclaran los aspectos más controvertidos (y sin embargo no medulares) del proyecto, y se valoran sus aportes, sería posible lograr acuerdos para mejorar nuestra institucionalidad escolar. Para ello, sin embargo, es urgente restablecer previamente un clima que favorezca los consensos.
Términos y Condiciones de la información
© El Mercurio S.A.P
Recursos adicionales
Comentarios personales en torno al proyecto que sustituye la LOCE
Anuncios de política educacional


Calidad y equidad de la educación escolar a las puertas del Bicentenario: Requerimientos a las universidades

fac_edu.jpg
Presentación de base empleada durante la Conferencia de Inauguración del Año Académico de los Programas de Posgrado de la Facultad de Educación , la Pontificia Universidad Católica de Chile.
Bajar aquí.pdf_icon017.gif390 KB
Disponible también en versión HTML
Recursos asociados
Comentarios personales en torno al proyecto que sustituye la LOCE, 12 abril 2007
Anuncios de política educacional, 11 abril 2007
Educación en Chile: el peso de las desigualdades, 24 agosto 2005
Claves para el Debate sobre Calidad de la Educación. La organización de los sistemas escolares en el mundo contemporáneo, 18 enero 2007


La economía política de la reforma educacional en Chile

cieplan.jpg
Presentaciones de base empleadas durante el Taller organizado por CIEPLAN sobre la economía política de la reforma educacional en Chile .
Incluye un resumen del documento base elaborado por Alejandra Mizala y el Comentario de José Joaquín Brunner.
Recursos asociados
Alejandra Mizala, publicaciones académicas registradas en Google Scholar
Alejandra Mizala, columnas de prensa
JJ Brunner, Anuncios de política educacional, abril 2007
JJ Brunner y G Elacqua, Claves para el Debate sobre Calidad de la Educación. La organización de los sistemas escolares en el mundo contemporáneo, enero 2007
JJ Brunner, Educación en Chile: el peso de las desigualdades, agosto 2005


Becas Presidente de la República

LT.gif
El artículo sobre utilización de las becas Presidente de la República publicado por Alexander Galetovic y Leonidas Montes en el diario La Tercera del día 1 de abril (ver más abajo) ha dado lugar a una serie de contribuciones complementarias.
Mi opinión en la siguiente columna publicada en La Tercera, 7 abril 2007
Becarios: ¿cuál destino?
José Joaquín Brunner
Universidad Adolfo Ibáñez
La preocupación de Galetovic y Montes sobre las universidades de destino de los becarios chilenos invita a reflexionar.
Sostienen que el porcentaje de becarios matriculados en alguna de las 50 mejores universidades del mundo cayó durante las últimas tres décadas a la mitad, al mismo tiempo que los becarios aumentaban al doble. Luego, el número absoluto de becarios en universidades de “clase mundial” se halla estancado.
Con todo, debe considerarse que también la demanda aumentó dramáticamente. El número de estudiantes matriculados fuera de su país de origen ha pasado de 0,6 millones en 1975 a 2,7 millones en 2004. La competencia por acceder a universidades de calidad se ha vuelto, sin duda, más intensa.
La pregunta, sin embargo, es cómo identificar correctamente los mejores programas en el mundo.
Por lo general se recurre a dos rankings globales de universidades: el de la Shangai Jiao Tong University (SJTU) y el del Times Higher Education Supplement (THES). ¿Cuán consistentes son entre sí? Al comparar las universidades que ocupan los 50 primeros lugares en ambos, se observa que sólo un 42% aparece en ambas listas; sólo 1 universidad ocupa en las dos el mismo lugar y hay un 22% que diverge en más de 10 lugares entre ambos rankings. Tal variabilidad se explica por el hecho de que en cada caso se miden distintos factores a los cuales se aplican disímiles ponderaciones. Esto resta poder de discriminación a estas listas y lleva a algunos especialistas a sostener que podrían no existir diferencias significativas entre instituciones que en ellas ocupan posiciones alejadas entre sí.
Adicionalmente, las métricas empleadas favorecen a universidades fuertes en las áreas científicas básicas y médicas, subestimando, en cambio, a aquellas cuya excelencia reside en las áreas de las humanidades, artes y ciencias sociales. Por otra parte, estas mediciones –cuya unidad de comparación son “universidades”– arroja escasa luz sobre la calidad educacional de sus programas, que es la unidad de elección del becario. Por ejemplo, la Universidad de Harvard –corrientemente la primera en las listas globales– sin embargo ocupa dentro de Estados Unidos el lugar 20 en programas de doctorado en ingeniería, ciencias de la computación y matemática aplicada (U.S. News & World Report, 2006). Al contrario, la escuela de posgrado en educación de la Universidad de Oregón se sitúa entre las 15 primeras, mientras que en el SJTU dicha universidad ocupa apenas el lugar 277.
De allí que algunos propongan usar métricas más objetivas y representativas, como podría ser la del Factor G (de Google) por ejemplo, el cual que permite medir los vínculos generados por cientos de miles de académicos y estudiantes a los contenidos de un sitio universitario desde otro en la Red. Sería una forma de votación entre pares del mundo universitario. Al aplicar este método, universidades situadas entre las 50 top del SJTU descienden hasta 40 lugares y, otras, ascienden desde lugares debajo del 200 al cuadro de honor.
En suma, ahora que existe interés por revisar el destino de nuestros becarios conviene precisar, cuidadosamente, qué hemos de entender por calidad y cómo evaluarla y compararla.
Recursos adicionales
Sobre rankings universitarios, Roberto Rodríguez Gómez, 6 postings entre noviembre 2006 y enero 2007
World University Rankings. A Principal Component Analysis, Joao Steiner, Universidade Sao Paulo.pdf_icon015.gif108 KB

Continuar leyendo