Archivo mensual: enero 2008

Consejo de Rectores

cons_rectors.gif
El Consejo de Rectores de las Universidades Chilenas (CRUCH) está siendo cuestionado desde varios lados.
Ya hace tiempo vienen manifestándose críticas a este organismo, su falta de representatividad, escasa presencia en el debate público sobre políticas universitarias y confusa gestión del proceso que llevó desde la PAA a la PSU.
Ahora la Fiscalía Nacional Económica ha sugerido al CRUCH que, para obtener precios competitivos en la administración de esta prueba, considere la posibilidad de licitar la PSU, hoy administrada por el Departamento de Evaluación, Medición y Registro Educacional (DEMRE) de la Universidad de Chile.
Contrariamente a lo que se ha informado sin embargo –ver noticia más abajo– la Comisión Asesora sobre Educación Superior nombrada por la Presidenta de la Repúblia no ha acordado proponer la supresión del CRUCH, aunque el tema se ha discutido en el seno de dicho grupo.
En cuanto a la licitación de la PSU, varios Rectore sí se han manifestado públicamente de acuerdo con tal medida.

Continuar leyendo


¿Hay un modelo de la universidad latinoamericana?

abernascon.jpg Is There a Latin American Model of the University? es la pregunta que se formula Andrés Bernasconi en su más reciente artículo, publicado en Comparative Education Review, vol. 52, no. 1. de 2007.
Bajar el artículo aquí pdfIcon_21.png 115 KB
El tipo de cuestiones que aborda su artículo las formula el autor así:
In this new scenario of massification, diversification, and economic change, what, if anything, is left of the Latin American idea of the university? Has a new model emerged? Are there different paradigms for different institutional types or strata? Are there national variations worth considering?
In this article I approach these questions through a cross-national, regionwide survey of recent literature on universities in Latin America, with emphasis on the countries whose universities have occupied a regional leading and influential position and for which the literature is most abundant and accessible: Argentina, Brazil, Chile, and Mexico. The choice of three of these four nations is also guided by the detailed documentation and analysis provided by Levy (1986) on the history and evolution of the higher education systems of Brazil, Chile, and Mexico up to the mid 1980s, which serve as a baseline for exploration of the two ensuing decades. Argentina, not one of Levy’s country cases, is nonetheless relevant not only for being the origin of the Cordoba reform but also because of the size of its tertiary education sector (third in numbers of students enrolled after Brazil and Mexico), and the significance of its academic accomplishments, which, measured by the numbers of ISI-indexed articles published between 1981 and 2002, is second only to Brazil (closely followed by Mexico).
Recursos asociados
Universidad y Sociedad en América Latina. 2da edición, 2007, 9 noviembre 2007
Dr. Prometheus visits Latin America (capítulo de libro en Towards a cartography of higher education policy change. A Festschrift in Honour of Guy Neave), 15 agosto 2007
Simon Schwartzman Home Page, Brasil, 2008
Blog de Roberto Rodríguez Gomez, México, 2008
Educación Superior en Iberoamerica: Informe 2007, 25 julio 2007


Académicos 24/7

chr_review.gif
El Chronicle of Higher Education Review titula así su interesante reportaje sobre la actividad de los profesores universitarios —24 horas al día / 7 días a la semana— ahora que a sus tradicionales responsabilidades se unen las variadas demandas que vienen con las comunicaciones instantáneas, la Red y las TICs.
Este artículo muestra experiencias de profesores universitarios de los Estados Unidos, mujeres y hombres, bajo las nuevas condiciones en que se desenvuelven las labores académicas: organización del día, vida en pareja, multitasking, clases, viajes, colaboración a distancia, tele-trabajo, vida en el campus…
Ver texto completo más abajo.

Continuar leyendo


CONICyT: Apoyo a la investigación educacional

conicyt.gif En su último Boletín de Prensa, CONICYT reporta sobre el tema: Educación: un tema prioritario. Dado el importante papel que -por primera vez- este organismo está jugando en el fomento de la investigación educacional en el país, se transcribe a continuación el reportaje in extenso. Más abajo se publican las entrevistas realizadas por CONICYT a los directores de los dos proyectos ganadores del Primer Concurso Nacional para la Creación de Centros de Investigación Avanzada en Educación , encabezados respectivamente por la Universidad de Chile y la Pontificia Universidad Católica. Cada uno recibirá, a través del Programa Bicentenario de Ciencia y Tecnología (PBCT) de CONICYT, 450 millones de pesos para su primer año de ejecución, y por un período de 3 años.
Durante la actual administración, la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica ha definido como uno de sus pilares fundamentales la formación de capital humano avanzado, lo que ha significado, entre otros hitos, el apoyo a un número inédito de iniciativas relacionadas con el tema Educación.
La Educación y sus temas afines constituye una de las áreas prioritarias o disciplinas científicas más transversales dentro de los proyectos de investigación -tanto básica como aplicada- y las becas de postgrado que CONICYT ha financiado históricamente. La actual administración de esta entidad, que inició sus funciones a partir de marzo de 2006, ha reforzado la mencionada área con numerosas propuestas de apoyo a este importante sector.
Un ejemplo de ello es el recientemente adjudicado Primer Concurso Nacional para la Creación de Centros de Investigación Avanzada en Educación que, a través del Programa Bicentenario de Ciencia y Tecnología, PBCT de CONICYT, seleccionó dos de los proyectos postulantes, presentados por la Universidad de Chile y la Pontificia Universidad Católica, cada uno de los cuales recibirá 450 millones de pesos para su primer año de ejecución, por un período de 3 años.
Entre los objetivos de ambos centros está desarrollar investigación de excelencia en educación, la formación de capital humano avanzado, generar innovación y apoyar el desarrollo de políticas públicas en el área. Además, se establecerán vínculos con otras instituciones, chilenas y extranjeras, para atraer a estudiantes y profesionales para ser formados en metodologías innovadoras e investigación de punta.
También durante la actual gestión de CONICYT, el Departamento de Recursos Humanos y Becas de Postgrado de la institución, en conjunto con el Centro de Perfeccionamiento, Experimentación e Investigaciones Pedagógicas (CPEIP) del Ministerio de Educación, llamaron a fines de 2007 a un nuevo concurso, con el fin de otorgar becas para realizar estudios conducentes a la obtención del grado académico de Magíster o Doctor en Educación.
A todos los niveles
Los fondos que entrega CONICYT benefician tanto directa como indirectamente a estudiantes y profesores a través de todo el sistema de educación; y contribuyen a hacer más eficiente y moderna la enseñanza en todos sus niveles, comenzando por la escuela hasta llegar a la universidad.
Desde el Programa EXPLORA, cuyo público es el de menor edad entre todos los beneficiarios de CONICYT, y que tiene por objetivo desarrollar la capacidad de apropiación de los beneficios de la ciencia y tecnología en particular por parte de niñas, niños y jóvenes escolares, se constata un interés constante de la institución por el ámbito educacional.
Las positivas repercusiones de la gestión de este programa, desde que fue creado en 1995 son de tal magnitud, que en septiembre de 2005, por Decreto Exento 1367 del Ministerio de Educación, se declaró que todas las actividades de divulgación de la ciencia y la tecnología de CONICYT que realicen los estudiantes de enseñanza parvularia, básica y media y que hayan sido aprobadas por los directores de los respectivos establecimientos educacionales en el marco del Programa EXPLORA, constituyen un complemento de la educación formal y serán consideradas como actividades extraescolares para todos los efectos legales y reglamentarios.
Apoyo a través de la ciencia básica
El Fondo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico, Fondecyt, programa más antiguo de CONICYT, con 25 años de existencia, tiene incluida “Pedagogía y Educación” como disciplina en todos sus concursos.
Fondecyt tiene la misión de fortalecer y desarrollar la investigación básica –entendida como creación de conocimiento en “estado puro”- para lo cual financia proyectos de excelencia. En palabras de su directora, María Elena Boisier, todas las ramas del conocimiento son importantes y específicamente Educación es uno de los temas prioritarios definidos por este Gobierno. “Nos gustaría que pudiésemos tener más proyectos en ésta, como en todas las áreas, porque tiene una relevancia muy grande para el país”, agrega.
Desde 1982 hasta la fecha, Fondecyt ha financiado 214 proyectos en su Concurso Regular, por un valor ascendente a más de 6.300 millones de pesos. A través de los Concursos de Postdoctorado, de Cooperación Internacional y de Iniciación en Investigación, se adjudicaron en total otros 25 proyectos, por $ 194,68 millones.
Ciencia aplicada
El Fondo de Fomento al Desarrollo Científico y Tecnológico, Fondef, es uno de los programas de CONICYT que más fondos ha entregado a iniciativas relacionadas con el área Educación.
Creado en 1991 con el propósito de fortalecer y aprovechar las capacidades científicas y tecnológicas de las Universidades e institutos tecnológicos, para incrementar la competitividad de las empresas, Fondef también destina recursos a áreas que implican beneficios de tipo eminentemente social, como la propia Educación y también Salud.
Desde su aparición y hasta el pasado año 2007, Fondef ha entregado financiamiento equivalente a 9.749 millones de pesos, a un total de 78 proyectos de investigación en Educación.
En su última adjudicación, correspondiente al XIV Concurso anual, fueron 3 las iniciativas seleccionadas en esta área. Dos de ellas, específicamente vinculadas a la enseñanza de las matemáticas: “Estrategias y herramientas para la enseñanza de la matemática basadas en metáforas”, presentada por la Universidad de Chile, que recibió 300 millones de pesos, y “Diseño de una metodología de perfeccionamiento y enriquecimiento en matemática para alumnos y profesores basada en la estructura del razonamiento lógico-matemático”, de la Universidad de Concepción, UDEC, a la que se entregarán 199 millones de pesos.
Ambos proyectos responden al bajo nivel de aprendizaje de la mencionada asignatura por parte de los escolares, sumado a un insuficiente dominio de la disciplina por los profesores. Las soluciones propuestas consisten en diseñar y validar diversas metodologías que integren el razonamiento lógico-matemático y estrategias de resolución de problemas.
La otra investigación apoyada por Fondef en el último concurso se titula “Creación del Sistema de Registro, Monitoreo, Evaluación y Certificación de los servicios de Asistencia Técnica Educativa a establecimientos educacionales” y será ejecutada, también por la Universidad de Chile, con un aporte de $ 262 millones. El problema al que se dará respuesta en este caso es que el Ministerio de Educación, administradores educacionales y las propias escuelas están invirtiendo recursos en contratar servicios de Asistencia Técnica Educativa para iniciar o sostener procesos de mejoramiento.
Los científicos de la Universidad de Chile a cargo del mencionado proyecto, esperan crear un Sistema de Registro, Monitoreo, Evaluación y Certificación (SIRMEC) de los servicios de asistencia técnica educativa a establecimientos educacionales al cual irá asociado un sistema de información para los usuarios. Ello implica definir estándares de calidad, potencial y demostrada.
Evidenciando el énfasis en el tema de la enseñanza, CONICYT, a través de Fondef, creó en 2002 el Programa Tecnologías de Infocomunicación Efectivas para la Educación (TIC EDU), después de una serie de reuniones con académicos y empresarios, las que permitieron distinguir varios ámbitos relevantes para el desarrollo de las TICs en Chile, entre los cuáles, las TICs aplicadas a la Educación fue señalado como uno de alta prioridad y potencial.
La finalidad del Programa TIC EDU es contribuir con el sistema educativo chileno mejorando su efectividad, mediante el establecimiento y utilización de capacidades para el suministro de productos y servicios tecnológicos.
Hasta el presente, TIC EDU ha realizado 3 concursos, a través de los cuáles se han adjudicado alrededor de $1.861 millones. Considerando el aporte de las instituciones, empresas y otras contrapartes asociadas, el costo total de los proyectos asciende a $ 3.814 millones.
Todos los esfuerzos realizados por CONICYT en el ámbito de la enseñanza demuestran la alta prioridad otorgada por el Estado al aumento de la calidad, equidad y cobertura de la educación para todos los chilenos. Esta es sin duda una de las metas que permitirán al país orientarse hacia una sociedad y economía basadas en el conocimiento, como es el objetivo del actual Gobierno.

Continuar leyendo


Debates sobre acreditación en los Estados Unidos

CHE_flag.gif
El acuerdo legislativo alcanzado en estos días entre congresistas y los colleges de los Estados Unidos en torno a los poderes del Gobierno Federal para fijar estándares de acuerdo a los cuales juzgar el éxito de las instituciones universitarias es considerado por diversos observadores como un triunfo para estas últimas.
En efecto, se espera que la legislación que finalmente se apruebe reconocerá el derecho de las propias instituciones para definir lo que ellas –en cada casdo– entienden por ‘éxito académico’ y, de producirse discrepancias con los estándares federales– será también su opinión la que prevalezca.
Sobre esta importante materia comenta hoy el Chronicle of Higher Education [ver texto completo más abajo].
Recursos asociados
Comisión Nacional de Acreditación, sitio institucional
Documentos presentados durante la Conferencia The benefits of mutual recognition of accreditation and quality assurance decisions realizada los días 10 – 11 de diciembre 2007 en Barcelona, con el auspicio del European Consortium for Accreditation (ECA)

Continuar leyendo


Discusiones zombies: universidades estatales versus privadas

mercurioxb.gif
Columna de opinión publicada en la sección Educación de El Mercurio, domingo 27 enero 2008.
Texto completo a continuación
Discusiones zombies: universidades estatales versus privadas
No existe una clara distinción entre lo que es un plantel público y uno particular, por lo que la discusión sobre cuál tipo de institución es mejor es, por completo, estéril.
JOSÉ JOAQUÍN BRUNNER
Durante las últimas semanas presenciamos un debate sobre si las universidades estatales o las privadas son mejores. Puesta así la cuestión, los resultados son previsibles. Conducen nada más que a reafirmar los estereotipos que existen a uno y otro lado de la divisoria que separa las aguas públicas y privadas.
Los defensores del modelo estatal proclaman las supuestas virtudes de sus instituciones: vocación pública, una cultura pluralista, mayor complejidad organizacional y reglas de acceso no discriminatorias. Y atribuyen a sus competidoras privadas una suma de males: neta orientación de negocios, compromiso confesional o con intereses particulares, baja calidad docente, abandono de la investigación, etc.
Al revés, los partidarios del modelo privado denuncian a las instituciones rivales como atrapadas por un burocratismo estéril, ineficientes y capturadas por intereses corporativos, al mismo tiempo que pregonan la superioridad de sus propias instituciones: bien gestionadas, eficientes, innovativas y más sensibles a las demandas de la sociedad.
En estos términos, la discusión no lleva a ninguna parte porque está mal planteada. En efecto, igual como en Chile hay múltiples formas de universidades estatales -altamente selectivas algunas y otras orientadas al mercado no-selectivo, con acceso abierto o socialmente discriminatorio, burocratizadas o emprendedoras, fuertes o débiles en los negocios de conocimiento, etc.-, hay también diferentes modalidades de universidades privadas: confesionales y no confesionales, pluralistas o comprometidas con una misión particular, con o sin fines de lucro, dirigidas a la formación de élites o de vocación masiva, etc.
Ni siquiera en el terreno de los tipos ideales existe hoy una nítida distinción entre uno y otro tipo de universidad. Hay numerosas universidades estatales alrededor del mundo que, como las chilenas, dependen del financiamiento privado; compiten por alumnos, académicos y prestigio; se administran crecientemente como empresas; deben vender servicios y cuidar la línea final de su balance; se hallan sujetas a evaluaciones externas y rinden cuentas ante gobiernos que les exigen eficiencia, productividad y cumplir estrictas metas de desempeño.
A su turno, hay numerosas universidades privadas en el mundo que -lejos de lo postulado por su tipo ideal- crecientemente asumen una misión pública, a veces reciben apoyo fiscal, desarrollan tareas de investigación, protegen la libertad de enseñanza, sirven también a estudiantes con escasos recursos, y son reconocidas como interlocutoras a la hora de diseñar las políticas para este sector.
En suma, las etiquetas de “estatal” y “privada” dicen poco ya sobre la naturaleza, el carácter, la organización y las funciones de una universidad. Más bien, estos rótulos operan como categorías zombies: muertas hace rato, andan todavía por ahí como autómatas creados por nuestra propia nostalgia. Insistir en estas categorías sólo nos lleva a sostener discusiones zombies.
© El Mercurio S.A.P
Recursos asociados
Coloquio sobre la marcha de la educación superior en Chile, 24 enero 2008
Sociología de un mito educacional, 31 diciembre 2007
Las preguntas que deja la UTEM, 28 diciembre 2007


Revisión por pares de las publicaciones científicas: un estudio sobre la opinión de los investigadores

PeerReview.jpg
Bajo el título Peer review in scholarly journals: Perspective of the scholarly community – an international
study
, se da a conocer hoy el estudio llevado a cabo por la firma inglesa Mark Ware Consulting, para el Publishing Research Consortium.
El Resumen Ejecutivo de este estudio –con las conclusiones del mismo– se transcribe íntegro más abajo.
Methodology
The study was based on an online questionnaire with respondents recruited by email. The questionnaire was developed by us in conjunction with the Publishing Research Consortium and underwent several revisions before being pilot tested on a small subset of the sample. The questionnaire was revised in minor ways following the pilot to eliminate some apparently ambiguous wording and modify the scales used to collect numerical data in some instances.
A copy of the final questionnaire is attached at Appendix 1. The questionnaire was comprehensive – there were a total of 120 separate questions or statements to be tested, though the maximum any individual would undertake was 110.
The questionnaire involved several questions that categorised respondents and routed them to different sets of questions:
• Respondents who had not published in the last 24 months and were not journal editors were screened out of the survey (42)
• All other respondents answered questions about peer review generally (Questions 3–9) and the demographics questions (50-55): 3040 respondents
The filter questions then determined whether respondents answered the following questions as
• “Authors” (all who passed the initial screening questions) answered questions specially about authors’ experience of peer review (Questions 10–23)): 3040 respondents.
• “Reviewers” (respondents who had reviewed at least one paper in the last 12 months) answered Questions 10c–35 relating to the experience of reviewers: 2165 respondents.
• “Editors” (those identifying themselves as such in the initial screening question or at Question 22) skipped the questions for Reviewers in favour of the editors’ questions (Questions 36–49): 632 respondents
The sample list used to invite respondents was primarily sourced from Thomson Scientific, consisting of approximately 40,000 email addresses of authors who had recently published. (The specification of the list was to provide a geographical spread matching the overall database using the most recent authors.) This list was supplemented with a list of journal editors that was available to the PRC that had been created by “scraping” journal websites. Data was collected in November 2007.

Continuar leyendo